10 abr 2011

El beso

Sin comentarios

EL BESO, ESA PARTE QUE ENTREGAMOS

Pocas cosas encierran tanto en una palabra de tan solo dos sílabas: labios, pasión, lengua, succión, técnica, saludo, Judas y tantas y muchas cosas más.

Desde bien temprano el beso es muy importante en nuestras vidas, con toda seguridad es lo primero que recibimos de nuestra madre al nacer, justo después de la palmada del médico (pero eso es otra historia). ¿Quién no recuerda su primer beso?, yo personalmente recuerdo muy bien lo que me costó darlo, y luego lo rápido que me cansé y pretendí nuevas cosas.

labios de mujer mordiéndose uno a otro

Está científicamente demostrado que besar a otra persona es muy beneficioso, ya que estimulamos la parte del cerebro que libera en el torrente sanguíneo una hormona llamada oxitocina, creando una sensación de bienestar en el cuerpo. Esta hormona influye además en otras funciones básicas como el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento y está asociada a la afectividad, la ternura y el acto de tocar. Si además, tenemos en cuenta que un beso apasionado libera adrenalina en la sangre, aumentando el ritmo cardiaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa, podemos hacernos una idea de las implicaciones que un beso tiene en nuestro cuerpo, y lo placentero e importante que llega a ser en nuestras vidas.

No es un tópico decir que besar te hace más feliz, es pura ciencia. Besar es el mejor antídoto contra la depresión y una excelente manera de mejorar la salud. Se dice que por cada beso quemamos 26 calorías y fortalecemos nuestro sistema inmunológico y si lo practicamos asiduamente, alargamos nuestra vida.

Pareja besándose vestidos de nocheNo hay duda que todos estos beneficios quedan referidos a los besos apasionados, a los que damos o recibimos dentro de la pareja con connotaciones sexuales, pero hay otros muchos tipos de beso que nada tienen que ver con estos, ni ofrecen los

beneficios saludables comentados, si bien son muy importantes, porque para nosotros los besos son como el respirar:

  • Besamos para saludar y según en qué países se hace de diferentes maneras, haciéndolo en una o ambas mejillas.
  • Besamos para impresionar o cortejar, antiguamente se hacía besando en el reverso de la mano, aunque esta práctica ha quedado en desuso a nivel popular, utilizándose más como saludo protocolario en ciertas clases sociales.
  • ¿Quién no conoce el beso de Judas? Nunca un beso tuvo tanta repercusión, con más de 2.000 años de historia todavía usamos esta expresión cuando hacemos referencia a la traición.
  • Es lo primero que hacemos al recibir los votos matrimoniales, el típico “puede besar a la novia”, sellando así el “contrato vitalicio”.
  • Por no hablar de La bella durmiente o de Blancanieves, donde es precisamente un beso la única cura, para despertarlas, suponemos que por príncipes diferentes.
  • O el piquito, o los esquimales, y otros menos públicos como el beso negro, etc…

El beso es mucho más de lo que nos damos cuenta, no nos detenemos un segundo a pensar en los besos que damos y los motivos por los que los damos, durante un solo día de nuestra vida, pero de hacerlo, sin ninguna duda, tendríamos más en cuenta la importancia de un solo beso, de esa parte de nosotros que entregamos.

escrito por
El autor no tiene información todavía en su perfil.
No hay respuestas a “El beso”

Deja una respuesta